La clave está en La Estrella

Fue una apoteosis tan luminosa y tan feliz; como el final de una película donde un solo detalle desanuda de súbito una madeja y reparte camaradería y éxito para todos. El cielo estaba tan azul y la luz era tan hermosa que bien podía ser “An other day of sun” lo que me sonaba dentro como un baile de las células para acompañar el mejor de los presagios.
Fue en el paso a este equinoccio de otoño de 2018, pero la película había empezado la víspera. Parece imposible cuántas cosas pueden pasar por querer aprovechar unos minutos libres para sacar el vidrio y los papeles a la basura.
Tengo un modo de coger el llavero cuando acerco la mano al contenedor que delata mi fantasía -“un día se me va a caer ahí dentro”-. Y anteayer me pasó; no exactamente, porque yo tenía el llavero agarrado como siempre, pero se soltó inexplicablemente la llave del coche y oí como impactó en un cartón, y de nuevo la volví a oír en el primer intento de rescatarla. Tac. No había duda.
Lo que pasó y las llamadas que hice desde ese momento, poco más de las dos de la tarde, hasta que me acosté, no lo voy a explicar. Sólo diré que estuve durante horas, con ayuda y sin ayuda, tratando de conseguir dar con la llave sacando cosas del contenedor, que llené la acera de cartones y papeles, que llegué a dejar de ser consciente de mi estampa hurgando en la basura, y que hice más de cincuenta llamadas de teléfono, a cuenta de las cuales me llevé varios sofocos y aprendí cosas. Y que tengo un tema que podría tener consecuencias penales porque la que por fin me dio más datos concretos del 010 y que se presentaba como la jefa en ese momento, pretendía convencerme de que lo que yo necesitaba sólo podía organizarse de forma privada y que era costoso, porque había que contratar tres operarios y un camión grúa, además de que los permisos requerían el pago de unas tasas.
Lo que sí debo explicar, para que se entienda la magnitud de la cosa es que no tenía llave de repuesto en ningún lugar -hasta con la anterior dueña del coche hablé-. Y la guinda: el número de bastidor del coche, obligatorio para recuperar las claves necesarias para rehacer la llave en una situación así, estaba tapado con un papelito de los de aparcamiento.
Un detalle que me gusta resaltar es que ese día me había salido la Estrella y, mientras yo me veía en el centro del laberinto sin encontrar la salida por más vueltas que daba, recibía en Facebook comentarios en el sentido de reforzar aquella idea de que el terror ya había pasado y que ahora se trataba de seguir las señales afortunadas. Así que yo me agarraba como una fiera a la idea de que todo eso ya estaba llamado a ser pasado y me veía con la llave en la mano y abriendo el coche, como así fue, después de seguir la señal adecuada.
La Estrella en este caso fue Paz Pilarte, a la sazón una trabajadora del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón que conozco desde que era pequeñita y que más parece un hada, de la alegría que tiene y de las puertas que se le abren a cada paso. Hablé con ella ya de anochecida y quedó en ocuparse cuando llegara al día siguiente a su puesto de trabajo -debió ser lo primero que hizo, y con tan buena suerte que parece de cuento. La cadena de causalidades para que su buen hacer llegara adonde llegó, merece entrada aparte. La cuestión es que después de varias carambolas me llamó para que fuera inmediatamente al contenedor. Allí estaba una grúa preparándose para sacar la bolsa, y a continuación llegó un camión sobre el que dejaron suspendido aquel plasticazo de casi cinco metros de hondo, fruncido por abajo y que Irene, Ismael, Marcos y Ruben, fueron abriendo de a poquito y sacando y revisando cada cosa. Fue ella la que encontró la llave. No habían pasado ni tres minutos desde que los cuatro empezaron a “peinar” aquello -Esto no es, ¿no? dijo Irene con la mirada verde brillante y un gesto como si se le estuvieran riendo los huesos, con la llave en la mano. Las risas de todos las llevo conmigo. La más sonora la de Enrique, el capataz.
Dejo por aquí la canción que me sigue sonando y bailando dentro. Gracias, gracias, gracias.

https://www.youtube.com/watch?v=xVVqlm8Fq3Y

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s