Se aprende lo que se expresa

Me produce tanto respeto la vastedad del contenido de cada carta del Tarot, que la forma más honesta que se me ocurre para impartir ese conocimiento es propiciar en cada quién su expresión genuina. Ése, entre otros, es el sentido de dar una clase que incluye la dimensión corporal, a través de la música, el movimiento y el masaje, entre otras herramientas del sistema Río Abierto.

Ya son unos cuantos años los que llevo trabajando a pleno rendimiento con estos misteriosos arquetipos -a la vez tan sencillos desde lo humano- y cada vez constato con mayor claridad la anchura y la hondura de cada uno de ellos -creo también que cada uno de ellos tiene una vocación de plenitud que podría acoger y explicar el Universo entero desde donde él lo percibe. Y me parece que es eso lo que hace que cualquier carta que salga se vuelva útil: cada una es luz de una determinada intensidad y frecuencia vibratoria, siempre para ver más de la realidad y de un@ mismo.

Y es esto mismo lo que vuelve inútil la discusión sobre la razón última de que salga una carta y no otra, y algunas otras disquisiciones que surgen cada vez que sale al tema el Tarot y los posicionamientos tan apasionadamente contrarios que genera.

No hace falta que confiese llegado este punto el respeto infinito que me merece este libro sin palabras, no porque lo considere “mágico” ni “sagrado” en sí mismo, sino por lo que tiene de elocuente sobre cada paso en la aventura de vivir en este recorrido entre que nacemos y morimos qué sí que es profundamente sagrado y que es precisamente lo da sentido al Tarot como oráculo.

Y reconozco, además de mi vocación de “bruja”, mi inclinación a compartir todo lo que sé y que voy sabiendo, creo que no tanto a través de nuevos libros como en el trabajo en la consulta. Y, desde luego, en cada clase que imparto, cada intento de explicación es un regalo para mi propia comprensión y por lo tanto para mi aprendizaje -en esto coincido con mis profesores favoritos.

En ese sentido, confío en que las próximas sesiones y talleres de Tarot y Movimiento -el viernes 15 en Madrid; 23 y 24 en Montevideo, y 30 y 31 en Buenos Aires– sean también para mí una oportunidad de aprendizaje y de autoconocimiento a través de estas singulares lámparas que son los 78 arcanos mayores y menores, que parecen infinitos.

La metodología básicamente es propiciar, a través de dinámicas corporales, la expresión de cada significado, de manera que cada cual encuentra no solo el verdadero sentido de la carta sino un impulso desde donde seguir explorando. Por ese camino, la memoria celular se encarga de integrar para siempre un contenido que es infinito y que quiere volverse útil en el mejor momento.

Trabajamos descalz@s y con ropa cómoda. Y las plazas son limitadas así que es interesante reservar para no dejarlo todo a la magia del fluir -aunque ésa está siempre.

Gracias por la acogida y la confianza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s