V. El Hierofante: La maestría descuadra por definición

Igual que hubo un día en el que tocó ir a la guardería y comprender que la vida era más ancha y más compleja que lo que sucedía en casa, ahora toca aceptar que venías limitando la percepción de la realidad, incluida la de ti mismo, y por lo tanto también tu margen de maniobra; y que todo está empujando para que salgas de ese cascarón. Ha salido el Hierofante, un maestro que busca tu propia maestría por caminos no siempre fáciles pero que no tienen marcha atrás, porque cuando haces -vives, percibes, ves…- algo nuevo, es imposible ya pretender que todo estaba en la cuadrícula conocida. 

Aprender es aceptar que nada puede volver a ser lo mismo, que lo viejo ya pasó, que ahí no cabes sin enloquecer y sin hacerte daño. El Hierofante, El Papa, el Sumo Sacerdote, el Pontífice, es un Puente a tu sabiduría y es también el autor de la crisis que supone que los límites conocidos eran filfa y que todo lo que se apoyaba ahí queda cuestionado, mientras que lo nuevo aún no parece dibujarse. La sensación de vértigo de un puente colgante puede ser a veces tan grande que te lleve al empeño de reajustar lo viejo -la peor y más enloquecedora de las imposturas. O a tener la fantasía de que estás avanzando por el puente a tu lugar cuando lo único que pasa es que te está recorriendo un vértigo que te genera esa sensación.

El conocimiento que tiene el Hierofante es inspirado, para el momento, para el discípulo, y está orientado a reconectar al discípulo con su propia maestría, a liberar en él sus propios dones, así que no se encarga de transmitirle un cuerpo doctrinal porque eso sería otra cuadrícula, sino despertarle el deseo genuino de activar todo su potencial.

De las cartas que voy sacando día a día en Facebook por azar, si es que eso existe, me he detenido en ésta para seguir estrenando este blog porque parece que arrancó con el leit motiv del aprendizaje.

Y voy a cerrar aquí confesando que me da vértigo la anchura que está cogiendo mi trabajo con las cartas del Tarot. No sé si será un talento mío pero por ahora es una vocación clara y un compromiso radical.

Gracias infinitas a todas las ayudas porque toman dimensiones que nunca habría podido anticipar.

Que sea un día para acoger todo cuanto disuelva las orejeras, venga de quien venga, y puedas dar la bienvenida a lo que te descuadra porque, aunque te dé vértigo, está en el camino de tu realización, que es de lo que se trata. Feliz día de Todos los Santos (en sánscrito santo, sabio y sano es la misma palabra). Feliz día de Todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s